diciembre 3, 2020

Las mejores formas de inversión que hay en México

Una de las mejores formas que existen en la actualidad para generar ingresos pasivos son las inversiones. Este tipo de ingresos se consiguen sin tener que trabajar en ellos. Es decir, puedes dedicarte a cualquier otra cosa.En este artículo, de la mano de Raimon Moreno (experto en finanzas de la página comparadora de servicios financieros Financer.com), te explicaremos cuáles son las mejores formas que hay para invertir en estos momentos en México.

Las mejores formas de inversión que hay en México

Las cuentas de ahorro

Las inversiones en cuentas de ahorro te permiten llegar a ganar hasta un 5% anual. Es una de las más tradicionales que hay, además de tener pocos riesgos. Si justo empiezas en el mundo de las inversiones, este producto es una de las mejores formas para comenzar. Además, ayuda a fomentar el ahorro.Hay una regla básica en las inversiones que siempre se tiene que cumplir: cualquiera que hagas debe ser superior a la inflación. Por ejemplo, este año la inflación en México ronda el 3%, por lo que te recomendamos que elijas productos que ofrezcan rendimientos superiores a este porcentaje. Así tu inversión se podrá considerar rentable.

Los depósitos a plazo

Estos productos son bastante parecidos a las cuentas de ahorro. Sin embargo, hay algunos que ofrecen unos rendimientos anuales que pueden llegar al 8%-10%. Es una forma de invertir ideal si no necesitas el dinero de forma inmediata.Una de las partes no tan positivas de los depósitos a plazo es que no puedes contar con el dinero cuando quieras. Si lo retiras antes de tiempo, estos productos acostumbran a penalizar este tipo de acciones. Te recomendamos que siempre te leas con todo detalle cuáles son las condiciones de permanencia y penalizaciones que hay.

Las acciones

Las acciones las acostumbran a vender las empresas en la bolsa de valores para financiar sus proyectos. Es decir, buscan inversores que compren una parte de la empresa a cambio de invertir el dinero que obtienen.Las dos formas más populares con las que puedes ganar dinero con las acciones son: mantener las acciones durante mucho tiempo (normalmente más de un año) para ir cobrando dividendos de la empresa (estos se acostumbran a conseguir cuando las compañías obtienen beneficios); o, con la ayuda de un bróker, se compran acciones cuando están en un periodo a la baja y se venden cuando la tendencia es alcista.La segunda opción es la que más riesgo acarrea, ya que la teoría dice que a largo tiempo la bolsa siempre sube. Sin embargo, ésta es con la que se pueden obtener más beneficios.

Los fondos de inversión

Son productos en donde se mezcla la renta fija con la variable. Esto hace que se minimicen los riesgos. Normalmente los expertos se encargan de gestionar este tipo de fondo, ya que cuentan con el conocimiento y los mecanismos para anticiparse a los posibles movimientos del mercado.Sin embargo, se debe tener en cuenta que por manejar los fondos de inversión se cobran comisiones que pueden disminuir el rendimiento final.

El mercado de divisas

Este mercado financiero, también conocido como Forex, es el más grande a nivel mundial. En un solo día puede llevar a mover unos 3 billones de dólares americanos. Una de sus particularidades es que funciona las 24 horas del día de lunes a viernes (por ejemplo, la bolsa mexicana solo funciona 8 horas al día).Para poder invertir en este mercado (hay unas 100 divisas donde lo puedes hacer) necesitas una plataforma específica o contratar un bróker en línea.

Los préstamos

Los préstamos no solo sirven para pedir dinero, sino que se puede invertir en ellos. Este tipo de inversiones se conoce como persona a persona o p2p. Son plataformas que actúan como intermediarios entre personas que quieren invertir y otras que buscan financiamiento.Hay algunas que pueden llegar a ofrecer rendimientos anuales de hasta el 15%. Sin embargo, se deben tener en cuenta las comisiones de apertura y las cuotas por mantenimiento.

Los bonos

Los bonos son productos de renta fija. Es decir, son obligaciones que emiten las grandes empresas privadas o del gobierno. A través de estos, prometen pagar un interés a los inversores. Una de las ventajas de los bonos es que se pueden transferir antes de plazo. Los puedes negociar por un valor menor en un mercado secundario en el caso de necesitar recuperar la inversión antes de tiempo.