Cultura Noticias

Quetzalcóatl: La historia jamás contada de la serpiente emplumada

3 min read

author:

Quetzalcóatl: La historia jamás contada de la serpiente emplumada

Tiempo de lectura: 3 minutos

Una de las deidades más celebres de la cultura mexicana prehispánica es Quetzalcóatl, también conocido como la serpiente emplumada y se considera el dios la principal divinidad del panteón mexica.

Era tan importante que se le dedicaron construcciones y mitos durante el mayor esplendor de esta civilización e incluso la conquista de México por parte de la corona Española tiene relación con el, pues uno de sus mitos fue relacionado con Cortes que por sus características físicas y el periodo en el que llegó a tierras mexicanas, fue considerado por la mayoría de nativos aztecas como la reencarnación de este dios.

¿Quetzal que significa?

El nombre de esta divinidad proviene de la unión de dos palabras en náhuatl que son quetzal y coatl. Quetzal significa ave de hermoso plumaje y que habita en la selva Centroamérica.

¿Coatl qué significa?

Cóatl por su parte significa serpiente. La combinación de ambas palabras da como resultado a Quetzalcóatl que significa “serpiente de hermoso plumaje”.

¿Que simboliza el Quetzalcóatl?

El simbolismo de Quetzalcóatl es diverso debido a que es la combinación de dos animales. Por un lado está el pájaro que simboliza el sol y por ende, el dominio que tiene sobre los cielos, las plumas representaban el espíritu y  la serpiente representaba el cuerpo físico con sus limitaciones.  

¿Cómo era el dios Quetzalcóatl el dios azteca?

Quetzalcóatl fue un dios bondadoso que vió con molestia como los humanos eran degradados por los dioses. Debido a esto fue que optó por disfrazarse como entre los hombres para compartirles el conocimiento y el arte que solo tenían en su posesión los otros dioses.

¿Cual es la leyenda de Quetzalcóatl?

Los toltecas contaban que tras ver como los hombres veneraban a los dioses realizando sacrificios, Quetzalcóatl descendió a la ciudad de Tollan (hoy Tula) para detener uno de estos sacrificios. Con el tiempo prohibió a los hombres esta práctica y les mostró los oficios, las artes, la agricultura, escritura, astronomía y otros dones que solo los dioses eran capaces de realizar.

Una era de esplendor para Tula vino entonces, al menos hasta que Huitzilopochtli, Tlacahuepan, Titlacahuan y Tezcatlipoca decidieron engañar a Quetzalcóatl para inducirlo a los placeres de la vida mundana mediante el pulque.

Se le ofreció como una cura para un padecimiento logrando que pierda el juicio y la cordura,  avergonzado, se autoexilio prometiendo que un día volvería, marchándose en una barca mar adentro.

¿Cuál es el poder de Quetzalcóatl?

Los poderes de Quetzalcóatl están relacionados con la vegetación, la tierra y el agua. Así mismo siempre se le considera un símbolo de la muerte y la resurrección.

La promesa de Quetzalcóatl y su relación con la conquista

Mural representando el Regreso de Quetzalcóatl.

Tras su exilio, prometió regresar en cierta fecha del Xiuhpohuallique (el calendario de 365 días). Esta fecha coincidiría con la llegada de los españoles en el año 1518  para sorpresa de los aztecas que, pese a haber alterado las enseñanzas toltecas, se consideraban herederos de esta cultura y vieron atemorizados la llegada de los conquistadores que arrasaban con todo lo que se interponía en su camino, incluidos todos aquellos que se atrevían a enfrentarse con ellos. Los cascos de los soldados españoles eran además similares al que portaba el dios Huitzilopochtli.

Con sus armaduras plateadas que reflejaban la luz del sol y la luna, aquellos seres con cuerpos brillantes parecían seres de otro mundo.

Lo que más aterraba era que de entre esos seres a veces emergían unos poderosos rayos que hacían caer heridos de muerte a quienes se atrevían a oponerse a ellos. Las representaciones de Cortes coincidieron con Quetzalcóatl, pues este era blanco y contaba con una larga barba, además de vestir de negro y llevar consigo un sombrero.

Además, Cortes tuvo en común algunos detalles más con las profecías, entre ellos el lugar por el cual desembarco (el mismo por donde marcho Quetzalcóatl según las leyendas), así como el llegar en barco y oponerse a la violencia, tratando de llegar a acuerdos diplomáticos en la medida de lo posible.