diciembre 3, 2020

Todo lo que debes saber para que las garrapatas no molesten a tu perro

Tener un amigo es tener un tesoro y tener un perro es tener ambas cosas de forma automática. Para muchas personas, estos compañeros peludos son mucho más que animales; son miembros de la familia que como tal hay que cuidar. Es por eso mismo que es crucial asegurarnos que nuestro perro goza del mayor cuidado posible y de una seguridad que contribuya a su longevo bienestar.

Algunas de las enfermedades o patologías que pueden sufrir los miembros perrunos son muchas y bien variadas, y es por eso que siempre que tengamos cualquier tipo de duda sobre su salud debemos acudir a un veterinario. Sin embargo, otras de ellas son altamente conocidas y se pueden evitar de manera efectiva si tenemos ciertas medidas de prevención. Una de las más comunes y que afectan a la mayoría de perros en algún momento de su vida son las conocidas como garrapatas, un tipo de parásitos que se alimenta de sangre y que cubre sus necesidades nutricionales especialmente sobre vertebrados de sangre caliente, como aves o mamíferos.

Más concretamente, las garrapatas en perros pueden encontrarse en la mayoría de sitios a los que salimos a pasear. Desde pasto, arbustos y matorrales hasta refugios, calles peatonales o edificios varios. Esto aumenta las probabilidades de que estos pequeños bichos hagan de cualquier perro su casa durante unos días. ¿Cómo funciona este anidamiento? Antes de que las garrapatas piquen, escupen un anestésico local que reduce las posibilidades de ser detectadas por los canes. Tras esto, proceden a alimentarse con la sangre del perro y pueden habitar en la piel durante unos 5 días. 


Todo lo que debes saber para que las garrapatas no molesten a tu perro

Estos parásitos se alimentan de la sangre de mamíferos y aves

Detectar garrapatas es fácil si sabemos identificar su forma y tamaño. Se trata de pequeñas bolas o grumos de tamaño mediano o pequeño que se pegan a la superficie de los perros. Las garrapatas juveniles pueden ser más difíciles de ver, pero es importante saber que la presencia de 6 a 8 patas cortas en el bulto es una indicación clara de presencia garrapatera. También es crucial para el bienestar de nuestros amigos perrunos que no bajemos la guardia en ningún momento ya que, aunque las garrapatas son más numerosas y activas durante los meses de primavera y otoño, estas pueden aparecer durante todo el año gracias a la adaptación y extensión territorial que estos bichos han desarrollado gracias al cambio climático.

¿Son las garrapatas realmente un problema de salud grave? No en sí mismo, pero sí suponen un peligro por la cantidad de enfermedades que estos parásitos pueden transmitir a nuestros animales. Algunas de ellas son la enfermedad de Lyme o la Piroplasmosis, aunque también se pueden dar casos de anemia o fiebre causada por la picadura de la garrapata. Es por todo ello que debemos tener en cuenta la revisión de los perros de manera periódica para evitar que estén en peligro y de este modo poder minimizar el riesgo que sufran cualquier patología asociada a las garrapatas. Para hacerlo, debemos rebuscar entre la superficie dérmica de los perros o entre su pelo para comprobar si existe o no presencia de parásitos. Normalmente, suelen habitar las zonas más calientes y protegidas, como las patas, dentro de las orejas o alrededor de la barbilla. Sobretodo recuerda que existen diferentes tamaños, por lo que deberás estar muy atento de no dejarte ninguna parte por remirar. 

Cómo libero a mi perro de las garrapatas

Este es el gran kit de la cuestión, y es que si la búsqueda de garrapatas tiene un resultado afirmativo, debemos actuar en consecuencia de manera rápida. Un consejo es que enseguida acudas a un especialista para que te explique cómo debes proceder. No obstante, también existen recursos que puedes utilizar en algunos casos sin necesidad de visitar a un veterinario. Por ejemplo, debes saber que existen pinzas muy útiles cuya estructura está adaptada concretamente para el levantamiento de garrapatas. Se utilizan haciendo fuerza sobre la garrapata mientras la levantas de una sola pieza y la retiras del cuerpo del perro. En caso de romperse esta, deberás quitar las partes por separado.

Algo importante para detectar si tu compañero peludo ha estado expuesto a alguna enfermedad potencial es analizar la garrapata una vez la has quitado. Es el veterinario quien te podrá hacer un diagnóstico acurado; de mientras, solo debes mantenerla sellada en un frase con alcohol o desinfectante de manos. Pero vaya, que si quieres estar más tranquilo y actuar antes de tiempo, lo más recomendable es seguir algún tipo de tratamiento de prevención para que las garrapatas ni siquiera puedan atreverse a saltar encima de la víctimat. Consultando a tu especialista de confianza darás con la fórmula más adecuada para que tu perro esté libre de todo mal garrapatero.