Tony Wells, un hombre estadounidense con un particular gusto por el arte gótico es el dueño de esta propiedad que a menudo es confundida por visitantes con un extraño hotel un restaurante e incluso ¡un templo satánico!

Donde se encuentra el castillo del diablo

TIJUANA- ENSENADA.- Admirada por muchos curiosos y temida por otros tantos, la peculiar construcción que cuenta con un gran minotauro en la parte frontal que recibe a todos quienes pasan por el frente de este lugar que se alza desde la lejanía en la Delegación de La Ensenada.

El constructor de las esculturas que se hallan en su interior se llama Javier y asegura que lo que más llama la atención es precisamente dicha escultura, aunque dentro hay más, mucho más.

En el interior todo resulta incluso más interesante, pues en la colección de este hombre se hallan artículos muy variados entre los que se destaca una gran cantidad de gárgolas, ataúdes, muebles rústicos, espadas (entre ellas una replica de la que utilizaba el Rey David), y piezas de arte recolectadas alrededor del mundo.

“Quiero que la gente la vea, quiero que llegue a ser un museo, quiero que filmen aquí, quiero compartirlo con todos, quiero poner a Baja en el mapa” – Tony Wells.

Tony Wells, quien es el dueño de este lugar ha invertido cerca de dos millones de dolares para la construcción y financiamiento de este sitio, y asegura que le encanta la idea de que llame la atención, ya que el desea compartir su colección ante los ojos del mundo a medida que la va ampliando, incluso pensando en transformarlo en un museo.

Originalmente estaba pensado para edificarse en California, pero debido a las estrictas normas de construcción en Estados Unidos, tuvo que optar por iniciar el proyecto en México, algo que se agradece bastante, pues no es muy común el tener esta clase de atracciones en nuestro país.

La casa aun no esta terminada, pero ya por si sola es un punto de interés para cientos de personas que acostumbran reunirse por la tarde y en los fines de semana para hacerse con una buena fotografía que seguramente sera una excelente postal, al tratarse de un sitio ya emblemático.

Aun así nosotros creemos que la experiencia no tiene comparación a de una foto a el vivirlo en persona, ¿Y tu… te atreverías a ir?